lunes, 9 de noviembre de 2009

¿La discriminación positiva sería negativa?


Vivimos en un mundo donde la igualdad de las oportunidades no es respetada. De verdad, podríamos tener un montón de ejemplos que demuestran esa desigualdad. Mi blog fue diseñado para las mujeres, y aunque tienen una presencia cada vez más importante en los sectores o puestos que por el pasado estuvieron reservados a los hombres. La mujer tiene ahora más autoridad, más poder de elección.

Primero recordamos al concepto de discriminación positiva se opone al de discriminación negativa, otro nombre de la discriminación, que es el tratamiento desfavorable de ciertas personas quienes pertenecen a un grupo especial definido por una característica particular. En su definición, la discriminación siempre es negativa pero existe la discriminación positiva que reúne una seria de medidas destinadas a corregir y compensar las desigualdades que afectan a una población particular favoreciéndola y mejorando su calidad de vida a riesgo de transgredir temporalmente la igualdad de los seres humanos. El reconocimiento y constatación de la existencia de desigualdades sociales por la pertenencia a un mismo grupo social, convierte el sentido común en una necesidad de actuación política legítima con la intención de eliminar los mecanismos de discriminación por cuestión de sexo, raza, origen étnico, edad, opción sexual o discapacidades existentes.


Fue en primer lugar en la escolaridad que se verifica la realidad de la igualdad de oportunidades, sola justificación de las desigualdades de éxito porque son basadas en los talentos y meritos. El fracaso precoz afecta sobre todo los niños de entornos populares. Las diferencias se hacen más fuertes entre los diplomados universitarios que son cada vez más víctimas del paro y la elite de las grandes escuelas que las cuestan democratizar su contratación. Así, hoy en día, solo un 30% de los niños de obreros acceden a la enseñanza superior contra un 80% de los niños de ejecutivos.
Además, una persona de origen magrebí tiene 5 veces menos posibilidades de obtener una entrevista de contratación con el mismo CV. Entonces, en un contexto de fracaso relativo de las políticas públicas, ¿la proclamación reiterada de un país o de una republica no aparece como encantadora?

En los años 60, en Estados Unidos fueron desarrolladas las políticas de discriminación positiva a favor de las poblaciones victimas de un pasado cargado de injusticias y discriminaciones en tres sectores: atribución de mercados públicos, entrada en la universidad o en la función pública gracias a un sistema de cuotas y de plazas reservadas. Esas medidas ayudaron a la emergencia de una clase media afro-americana y permitieron el acceso a puestos de altas responsabilidades de personas de color. ¿Esas políticas de reducción de las desigualdades hacen parte de la discriminación positiva?
Al final, como vemos la discriminación positiva, como algo positivo o negativo? Las discriminación positiva realmente permite detener las desigualdades?
Claro, permite enderezar a pelota pasada las desigualdades que se instalaron pero no es una solución corregir una injusticia por otra. Para ser justo, tendríamos que contestar una multiplicidad de factores de discriminación y es imposible. Al final, vamos a promover ciertas minoridades a costa de otras, a riesgo de agravar la situación de estas últimas. No se puede reducir un candidato a una particularidad sea étnica, sexual o física. Hay que juzgar a la gente por sus competencias y ya está. Hay que crear condiciones de anonimato y objetividad que neutralizan las discriminaciones. Si se garantizan técnicas de contratación y gestión de carrera intachables, las injusticias serán mucho menor y después no se necesitará una corrección de estas. Ciertas empresas emprenderán utilizar CV limpiados de toda indicación que podría falsear el juicio de las competencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.